Novela 70 - El charro de las Calaveras

NÚMERO: 70

TÍTULO: EL CHARRO DE LAS CALAVERAS

SINOPSIS: Don César tiene que recuperar sus bienes y demostrar la inocencia de su hijo. Para entorpecerle esa tarea la Reina del Valle se presenta en Los Ángeles para descubrir quién es el Coyote. Este tratará de salir del apuro con la ayuda de Pedro Bienvenido y el Charro de las Calaveras.

PERSONAJES:
+: Cesar de Echagüe, Pedro Bienvenido, el Charro de las Calaveras, Teodomiro Mateos
-: Tony Guillete, Steve Farris, los tíos de Juan de Soto, la Reina del Valle.

FRASE:

• Por el espíritu de la Vieja California.

CITAS:

• Quien ama el peligro perecerá en el.
• Una fortaleza cuando es muy fuerte, resulta una cárcel.
• Hay que cazar al oso antes de vender su piel.

VALORACION: 9

OPINIÓN: Muy buena novela. Lo mejor es el final, cuando Juan de Soto se enfrenta al Charro de las Calaveras. La novela se hace muy corta y sabe a poco, ya que es una típica novela de transición en la que no se encuentra el grueso de la acción.

OBSERVACIONES: Continuación de la novela “Los apuros de don César”.

CAPÍTULOS:
1. Domingo por la mañana.
El Coyote le entrega a fray Jacinto la autorización que obtuvieron de Steve Farris para que su hija se casara con Juan de Soto. Al domingo siguiente se celebra la boda de forma totalmente discreta. Al terminar la boda, los novios planean fugarse sin hacer caso a las indicaciones de la señora Farris que les pedía que disimularan su nueva situación. Tras la celebración se encuentran el Charro de las Calaveras y el Coyote, indicándole a este donde se encuentra el oro del Merrywhale.
2. Sigue el domingo por la mañana.
Teodomiro Mateos pide ayuda a los militares para que le ayuden a ocupar el cargo de sheriff que los hombres de Phelman le impiden hacer. Sin embargo los militares se niegan. La reina del Valle, Analupe de Monreal y sus hombres ayudan a Mateos quien puede ocupar de nuevo su despacho de sheriff. A cambio le pide que llame a don Cesar para descubrir si es el Coyote, cosa que no logra descubrir.
3.- Los mandatos del Coyote.
El Coyote se presenta ante Teodomiro Mateos y le obliga a adelantar su reloj una hora. Eso mismo le obliga a hacer al que organiza la subasta de los bienes de don Cesar.
4.- Frente a frente.
El Coyote acude a la cita que le tiene preparada la reina del Valle. Antes, con la ayuda de Pedro Bienvenido, reduce a varios vigilantes para asegurarse la salida. Para impedir que le moleste en sus planes la secuestra mientras se produce la subasta.
5.- Una subasta.
Han llegado a la ciudad personas de todo el país. Sin embargo, como la los relojes del sheriff y el subastador van adelantados, en la subasta se encuentran don Cesar y pocos más. Don Cesar recupera todas sus tierras por unos pocos dólares.
6.- Una venganza.
Cuando liberan a la Reina del Valle esta solo quiere vengarse. Se dirige hacia la casa de Steve Farris para revelarle que su hija se ha casado. Además comenta que la familia de los de Soto está implicada en la muerte del anterior sheriff. Cuando se da cuenta se encuentra retenida por Steve Farris, los cuatro tíos de Juan de Soto y Toni Guillete. Todos se encuentran implicados en el robo del oro del Merrywhale. Además los tíos de Juan de Soto tratan de impedir que este sepa que es el heredero de muchas tierras.
7.- Las cobardías de don Farris.
Don Farris, asustado de que piensen que se trata de beneficiar de la herencia de los De Soto casando a su hija con Juan de Soto, se dispone a matar a este. El primer disparo le da a su hija. Después dispara a Juan. Creyéndoles muertos se dirige hacia la cuidad.
8.- Una calavera de plata.
Steve se dirige hacia la taberna donde le confiesa a Calavera López que ha matado a Juan de Soto y a su hija. Este le mata allí mismo. Después intercambia unas palabras con el Coyote.
9.- Los cabellos del asesino.
La Reina del Valle le confiesa a Toni Guillete y los tíos De Soto que se puede probar quien es el asesino porque el sheriff asesinado tiene cabellos de su asesino en la mano. Los De Soto se dirigen hacia el cementerio para destruir el cuerpo de los de Soto. Allí les esperan los hombres de Mateos. Toni Guillete le ofrece huir con él a la Reina del Valle, revelándole que ha cambiado de lugar el oro del Merrywhale. Aparece el Coyote que mata a Guillete. La Reina trata de seducir al Coyote pero esta la deja ir. Mueren en el tiroteo los tíos de De Soto, confesando algunos antes de morir su autoría en la muerte de sheriff, por lo que queda libre el hijo de don Cesar.
10.- El Charro de las Calaveras.
Juan de Soto tratará de vengar a su suegro Steve Farris y se enfrentará al Charro de las Calaveras, aunque tiene todas las de perder. Se enfrenta al Charro en la taberna, pero éste evita luchar contra él y sale de la taberna. Cuando Juan de Soto trata de seguirle, don César le detiene, pidiéndole que deje irse al Charro de las Calaveras y cuide a su próximo hijo. Juan de Soto se queda desconcertado por el motivo que ha llevado al Charro de las Calaveras a irse, sin sospechar que es su padre.

APORTACION ADICIONAL:

Los western

El western es uno de los géneros cinematográficos más populares del cine estadounidense. La palabra western, originariamente un adjetivo derivado de west («oeste», en inglés), hacía referencia a las obras, fundamentalmente cinematográficas, que estuviesen ambientadas en el antiguo Oeste estadounidense. En castellano, western es un anglicismo aceptado por el Diccionario de la Real Academia Española y aunque el término esté aceptado la Real Academia lo escribe todavía en cursiva, como se hace con todo extranjerismo. No existe ninguna otra voz para hacer referencia al concepto que la palabra western representa, por lo que habitualmente los hispanohablantes también usan expresiones como «película del oeste» o «película de vaqueros».

En principio una película se incluiría en este género simplemente por estar situada su acción en un contexto determinado: la exploración y el desarrollo del territorio occidental de los Estados Unidos de América durante el siglo XIX. Sin embargo con el tiempo las características de dicho contexto histórico se fueron extendiendo a los personajes de esas historias, condicionando su modo de vida y definiendo su idiosincrasia. Al estar las películas muchas veces ambientadas en territorios inexplorados o indómitos bajo la amenaza latente del ataque de los indios, o en ciudades sin ley en las que los bandidos campaban a sus anchas, el género se fue enfocando hacia la confrontación de los diversos personajes, adquiriendo un carácter cada vez más psicológico.

El western ha sido usado a menudo por el cine estadounidense para escribir la épica de su propio país, una narración legendaria del proceso de fundación de los Estados Unidos protagonizada por héroes que encarnan algunos de los valores más arraigados de su cultura, siempre bajo la inspiración del destino manifiesto y con una iconografía característica (sombrero tejano, pistolas, chalecos, caballos, desierto, ciudades-calle, saloon, ranchos, diligencias, indios...).

Dentro del western es habitual diferenciar diversas tendencias o subgéneros, tales como el llamado western crepuscular, el spaghetti western o el chili western realizado en México.

El western europeo, más conocido como spaghetti western, es un particular subgénero del western que estuvo de moda en las décadas de los años 1960 y 1970, aunque en ésta última década el spaghetti western ya se encontraba en decadencia. Puesto que la mayoría de estas películas fueron financiadas por compañías italianas o españolas, el género adquirió rápidamente el nombre de spaghetti western («western espagueti» en castellano) cuando se trataba de películas italianas o chorizo western cuando se trataba de películas españolas.

El spaghetti western se caracteriza por una estética sucia a la vez que estilizada y por unos personajes aparentemente carentes de moral, rudos y duros, haciéndose servir de los clichés clásicos del western estadounidense y de sus mitos para crear un estilo propio.

Algunos directores y actores se especializaron en el género hasta el punto de convertirse en iconos modernos de este tipo de cine, como por ejemplo John Ford, Randolph Scott o John Wayne.

El padre del western cinematográfico fue Edwin S. Porter, quien, en 1903 realizó Asalto y robo de un tren.

Se considera que la época dorada (y clásica) del western corresponde fundamentalmente al cine estadounidense de los años 50 y anteriores. El director más reconocido del género es John Ford, autor de películas como La Diligencia, El hombre que mató a Liberty Valance, Pasión de los fuertes o Centauros del desierto. Otros títulos y autores de especial relevancia son Howard Hawks con sus ríos (Río Rojo, Río Bravo...); William Wellman (Caravana de mujeres); Bud Boetticher (Los cautivos); Anthony Mann (Winchester 73), así como directores que se acercaron ocasionalmente al género, como Raoul Walsh (Murieron con las botas puestas); Fred Zinnemann, con Solo ante el peligro (High Noon, 1952); Nicholas Ray (Johnny Guitar); Delmer Daves (Flecha rota); King Vidor (Duelo al sol); George Stevens (Raíces profundas); Robert Aldrich (Veracruz) etcétera.

Coincidiendo con una sensación progresiva de pérdida de interés por parte del público, se fueron desarrollando nuevas vertientes, a veces dentro del conjunto de los directores más clásicos (por ejemplo el western crepuscular, que suele hablar con nostalgia y romanticismo sobre el fin de esa época, contraponiéndola casi siempre a la llegada de una civilización personificada en la locomotora) y otras veces «desde fuera», ya fuese desde otros países (Italia o España: el spaghetti western) o desde la visión de una generación más joven, que introdujo nuevos elementos en el género.

El número de westerns ha ido descendiendo conforme al paso de los años, hasta el punto de ser uno de los géneros del cine clásico estadounidense que casi ha desaparecido. Aun así, en los últimos años ha habido esporádicos intentos de resucitar el género, ya fuese tratando de recuperar las raíces clásicas como aproximándose a formas narrativas y/o visuales experimentales. Además, el legado del western se considera de gran importancia y no es difícil ver sus huellas en el cine contemporáneo.

1 comentario:

Jose dijo...

Saludos.
Excelente trabajo.
Jose.